Al-Anon amplía el sistema de apoyo que ofrece la orientación profesional

Valerie Montgomery, Bachiller en Trabajo Social, MA, NCC, LPC
Colorado Springs, Colorado

A veces, en mi trabajo, le sugiero Al‑Anon como posible recurso a un cliente o a un miembro de la familia. Lo hago porque no puedo servir de homóloga ni con mi cliente ni con su familia. Con el apoyo que Al‑Anon ofrece, mi cliente puede tener estímulo diario a un nivel de iguales.

Los instrumentos y los recursos que Al‑Anon ofrece pueden ampliar la conciencia propia y las necesidades de mis clientes a un nivel diferente del que yo lo puedo hacer. En realidad, cuando un cliente va a Al‑Anon el beneficio es mutuo. Ampliar los sistemas de apoyo es importante para la mayoría de mis clientes, y Al‑Anon funciona muy bien con la orientación profesional.

Evaluar quién podría beneficiarse con Al‑Anon es un proceso bastante fácil. Cuando encuentro situaciones relacionadas con el consumo de alcohol por parte de un amigo o un miembro de la familia, busco la oportunidad de comunicarme con mi cliente con respecto a los recursos que están disponibles. La ampliación de recursos es parte de mi plan de tratamiento para los clientes. Hablar del cuidado de uno mismo es también parte de mi trabajo. Al‑Anon encaja bien en esa discusión y en ese plan.

También les recomiendo Al‑Anon a los colegas que me han consultado con respecto a algún cliente. Creo que todos los profesionales que trabajan en el campo del abuso de sustancias, de la salud mental o de la salud conductual podrían beneficiarse al tener a Al‑Anon en su red de remisiones.

Al‑Anon es un programa sólido, dinámico y enriquecedor. Los lemas son atractivos y fáciles de recordar. Parte del lenguaje que uso con los clientes proviene de la literatura de Al‑Anon. «Primero las cosas más importantes» sirve para que los clientes se enfoquen en el momento y establece fácilmente la prioridad de sus pensamientos desordenados. «Hazlo con calma» implica la gracia que se necesita para aprender y desarrollar el bienestar emocional. «Un día a la vez» desacelera la compulsión y el catastrofismo que algunos clientes tienen que eliminar de sus patrones de pensamiento. Esos lemas son instrumentos poderosos.

Sobre todo, el concepto de «sin juzgamiento» que Al‑Anon acoge, así como el dejar que los miembros sean responsables de su viaje, allana el camino para el trabajo profundo de la psicoterapia. El apoyo por medio del programa de Al‑Anon les ayuda a mis clientes a tomarse el tiempo necesario para trabajar en los cambios. Al‑Anon puede impulsar y nutrir al individuo para que su experiencia en la orientación sea máxima.