Al-Anon se enfrenta al alcoholismo

La revista Al‑Anon se enfrenta al alcoholismo está diseñada para presentarles a parientes y amigos preocupados por la bebida de alguien más a los Grupos de Familia Al‑Anon y el concepto de alcoholismo o bebida problema como una enfermedad que afecta a todos en la familia.

Emily Leadholm, Trabajadora Social Acreditada
Cambridge, Massachusetts

Allyson vino a verme para el tratamiento de la ansiedad y la depresión. Ella se había graduado recientemente de la universidad, tenía un buen trabajo como administradora de oficina y participaba activamente en un grupo de ciudadanos que trabajaba por la justicia social. Ella era soltera, tenía estrechos vínculos con su familia y tenía muchos amigos y compañeros de trabajo que la amaban y la respetaban.

A pesar de sus muchos éxitos, a menudo se sentía como un fracaso. Me comentó que sentía un vacío. Al preguntarle acerca de su familia, me di cuenta de que su padre era alcohólico en recuperación. Él bebió hasta que ella cumplió ocho años de edad. Ella recordaba cuando tenía que esperar llena de preocupación a que él regresara a casa del trabajo, preparándose mentalmente para la furia y las críticas que él le hacía. Tal vez lo más doloroso eran sus recuerdos de cuando estaba en su habitación en la noche, a solas con su temor y su tristeza.

Las acciones recíprocas de Allyson con su padre le provocaron un sentimiento de vergüenza y de no ser lo suficientemente buena. Esa fue la primera lesión. La segunda fue que en una familia alcohólica no tenía donde ir con esos sentimientos, ni ninguna fuente de consuelo ni calma, ni ninguna persona con quien procesar su tristeza y confusión. Ella se quedó a solas con los sentimientos intolerables.

Le recomendé Al‑Anon a Allyson, sabiendo que iba a escuchar a la gente hablar de un viaje que comprendía la conciencia de los sentimientos, la aceptación y la compasión por el dolor y la vergüenza que uno siente, y nuevas formas de manejar esos sentimientos.

Allyson sigue asistiendo a las reuniones de Al‑Anon todas las semanas, y eso le ha ayudado a comprender las múltiples formas en que la bebida de su padre le afectó a ella y a toda la familia. Eso también le ha ayudado a desarrollar y mantener una mejor relación con su padre en el presente.

Cuando se acuerda de los malos momentos de la bebida de su padre, todavía habla de ellos con tristeza, muchas veces con lágrimas, pero con menos vergüenza. Ella ve la increíble esperanza y la brillantez en la vida de los miembros de Al‑Anon. Y ve cada vez más esperanza y brillantez en su propia vida.

Luchando con el elefante en la habitación —alcoholismo

Al-Anon se enfrenta al alcoholismo 2013 entrevistó a Alexa Smith, orientadora en dependencia química y cofundadora de Serenity Renewal for Families en Ottawa, Ontario, Canadá.

Dr. David C. McMillian, LPC, LMFT
Terapia Matrimonial y Familiar, Orientación
Shreveport, Luisiana

Las personas que asisten a Al‑Anon han reportado una mejoría significativa en su bienestar, en el funcionamiento diario y en la salud en general. Pueden encontrar un cierto grado de comprensión y aceptación que probablemente no encontrarán en ninguna otra parte.

Beverly A. Buncher, MA, CCA, LTPC
Asesora de Recuperación de la Familia
Pompano Beach, Florida

Como asesora de recuperación de la familia, pongo mucha atención cuando escucho a clientes hablar sobre lo tanto que les molesta la bebida de otra persona.

Barbara Leach, Directora de Recursos Humanos
Virginia Beach, VA

Como profesional en Recursos Humanos, manejar preguntas sobre los beneficios, deducciones de planilla, o tiempo libre es la parte fácil. Las situaciones más difíciles surgen cuando la asistencia o el rendimiento en el trabajo de un empleado se convierte en un problema. En la mayoría de los casos, las preocupaciones personales se han extendido al lugar de trabajo, lo cual afecta el enfoque y la productividad del empleado.

Si el problema en el hogar se relaciona con el alcohol, saco de mi archivo de recursos información sobre Al‑Anon. Explico que Al‑Anon les ofrece ayuda y esperanza a los amigos y familiares que se ven afectados por la bebida de otra persona. Mantengo literatura de Al‑Anon a mano junto con el número gratuito de información sobre las reuniones. Animo al empleado a que vaya por lo menos a una reunión.

Tuve la grata experiencia de una empleada que siguió mi recomendación de asistir a una sola reunión de Al‑Anon. Ella vino a mí varios meses más tarde y me dio las gracias por haberla animado a que asistiera a esa reunión. Una reunión se convirtió en muchas reuniones, y muchas reuniones la llevaron al inicio de la calma en su vida. Además, el supervisor también ha estado complacido de que su empleada se haya encarrilado.

Valerie Montgomery, Bachiller en Trabajo Social, MA, NCC, LPC
Colorado Springs, Colorado

A veces, en mi trabajo, le sugiero Al‑Anon como posible recurso a un cliente o a un miembro de la familia. Lo hago porque no puedo servir de homóloga ni con mi cliente ni con su familia. Con el apoyo que Al‑Anon ofrece, mi cliente puede tener estímulo diario a un nivel de iguales.

Los instrumentos y los recursos que Al‑Anon ofrece pueden ampliar la conciencia propia y las necesidades de mis clientes a un nivel diferente del que yo lo puedo hacer. En realidad, cuando un cliente va a Al‑Anon el beneficio es mutuo. Ampliar los sistemas de apoyo es importante para la mayoría de mis clientes, y Al‑Anon funciona muy bien con la orientación profesional.

Evaluar quién podría beneficiarse con Al‑Anon es un proceso bastante fácil. Cuando encuentro situaciones relacionadas con el consumo de alcohol por parte de un amigo o un miembro de la familia, busco la oportunidad de comunicarme con mi cliente con respecto a los recursos que están disponibles. La ampliación de recursos es parte de mi plan de tratamiento para los clientes. Hablar del cuidado de uno mismo es también parte de mi trabajo. Al‑Anon encaja bien en esa discusión y en ese plan.

También les recomiendo Al‑Anon a los colegas que me han consultado con respecto a algún cliente. Creo que todos los profesionales que trabajan en el campo del abuso de sustancias, de la salud mental o de la salud conductual podrían beneficiarse al tener a Al‑Anon en su red de remisiones.

Al‑Anon es un programa sólido, dinámico y enriquecedor. Los lemas son atractivos y fáciles de recordar. Parte del lenguaje que uso con los clientes proviene de la literatura de Al‑Anon. «Primero las cosas más importantes» sirve para que los clientes se enfoquen en el momento y establece fácilmente la prioridad de sus pensamientos desordenados. «Hazlo con calma» implica la gracia que se necesita para aprender y desarrollar el bienestar emocional. «Un día a la vez» desacelera la compulsión y el catastrofismo que algunos clientes tienen que eliminar de sus patrones de pensamiento. Esos lemas son instrumentos poderosos.

Sobre todo, el concepto de «sin juzgamiento» que Al‑Anon acoge, así como el dejar que los miembros sean responsables de su viaje, allana el camino para el trabajo profundo de la psicoterapia. El apoyo por medio del programa de Al‑Anon les ayuda a mis clientes a tomarse el tiempo necesario para trabajar en los cambios. Al‑Anon puede impulsar y nutrir al individuo para que su experiencia en la orientación sea máxima.