Luchando con el elefante en la habitación —alcoholismo―

Luchando con el elefante en la habitación —alcoholismo

Al-Anon se enfrenta al alcoholismo 2013 entrevistó a Alexa Smith, orientadora en dependencia química y cofundadora de Serenity Renewal for Families en Ottawa, Ontario, Canadá.

¿Por qué es tan difícil para los miembros de la familia buscar ayuda para los efectos de la adicción al alcohol de un pariente o un amigo?

Al principio puede haber mucha negación. Cuanto más amamos a alguien, más queremos creer que quizás el alcoholismo no sea el problema.

Aunque muchos creen que hoy en día hay menos estigma asociado con el alcoholismo, ese estigma aún existe en muchas comunidades. A los miembros de la familia se les puede hacer muy difícil reconocer que hay alcoholismo en la familia. Muchas veces optan por no hablar acerca de los efectos del alcohol, esperando que “el problema” desaparezca.

Se ha dicho que el alcoholismo es como un elefante en la sala que nadie reconoce que está ahí. El elefante domina la sala; todo mundo pasa alrededor de él con cuidado, con temor a molestarlo.

Los miembros de la familia perciben una profunda sensación de pérdida en sus relaciones. A menudo sienten ira y culpabilidad, y se preguntan sobre lo que podrían haber hecho de otra manera.

Algunos miembros de la familia sienten cierta responsabilidad y vergüenza ante el alcoholismo de un familiar o de un amigo. La posibilidad de compartir su experiencia con extraños podría ser desalentadora y podría impedirles que busquen ayuda.

Puede ser que los hijos teman las consecuencias de compartir lo que sienten sobre el alcoholismo de los padres. Incluso pueden culparse a sí mismos por la bebida de los padres y el comportamiento subsecuente en el hogar.

 

 

Muchos miembros de la familia creen que si un bebedor deja de beber, su relación y su familia podrán “volver a la normalidad”. ¿Por qué es importante y a la vez tan difícil romper con esta percepción?

Muchas personas afectadas por el alcoholismo luchan con la pregunta: “¿Qué es normal?” Ellos adaptan sus comportamientos para darle lugar a la evolución del alcoholismo de un miembro de la familia, pariente, o amigo, a pesar de que podrían no necesariamente darse cuenta de que sus decisiones fueron por reaccionar ante el bebedor.

A veces creo que las primeras etapas de la recuperación puede ser algo más difícil para los miembros de la familia que los años de consumo de alcohol. Los miembros de la familia continuarán luchando por dejar de enfocarse en la bebida para enfocarse en lo que la persona está haciendo para mantenerse sobria. En ese momento, la confianza puede convertirse en un asunto muy importante para los miembros de la familia.

Muchos alcohólicos experimentan una recaída, la cual dura varios períodos de tiempo. Si los miembros de la familia han utilizado su sentido de autoestima para determinar si la persona que bebe continúa sobria o no, agotarán sus esfuerzos en tratar de evitar que la persona beba, algo sobre lo cual no tienen ningún control.

Para que los alcohólicos se mantengan sobrios y aumenten la recuperación, tienen que aprender más acerca de ellos mismos e identificar los aspectos fundamentales (sentimientos, actitudes y comportamientos) que se deben tratar en la vida cotidiana. Finalmente, el alcohólico tendrá que tomar posesión de esos aspectos. El alcohólico en recuperación a menudo lucha con ese proceso y requiere ayuda y apoyo para aprender las habilidades de afrontar la realidad y de decidir cambiar.

Se trata de un proceso de autodescubrimiento que le ayuda a la persona en recuperación a ser más saludable, más feliz y más serena. Con el tiempo, la esperanza es que la persona en recuperación tenga relaciones más sanas.

 

Los miembros de la familia a menudo se sienten avergonzados y culpables ante la bebida del pariente o amigo. ¿Por qué?

El alcoholismo es una enfermedad de la familia, y los comportamientos que a menudo se relacionan con un alcohólico no siempre son valorados positivamente. Muchos miembros de la familia, especialmente los hijos, se han sentido avergonzados del comportamiento del alcohólico.

Las parejas frecuentemente se sienten culpables por no poder proteger a los hijos ni evitar que el alcohólico beba demasiado. No es raro escuchar: “Él o ella es una persona maravillosa, cuando no bebe”.

Los miembros de la familia necesitan que se les ayude a comprender que no pueden controlar al bebedor, sin importar cuán profundo pueda ser su amor por la persona. A veces, la compasión que uno siente por el alcohólico pasa a ser una conducta propiciadora, lo que últimamente puede causar más daño que beneficio.

Puede ser muy difícil y doloroso para los seres queridos dar un paso atrás. Al-Anon anima a los miembros a que se desprendan emocionalmente. Los amigos y familiares de los alcohólicos tienen que estar seguros de que esto no necesariamente significa terminar la relación con la persona.

 

 

¿Cómo les ayuda Al-Anon a sus clientes?

Frecuentemente los miembros de la familia creen que el alcohólico es el que tiene un problema, y no logran reconocer que el alcoholismo afecta a toda una red de personas en la vida del alcohólico, especialmente los más cercanos a ellos.

Al-Anon ofrece un ambiente de apoyo donde las personas pueden recurrir a sus compañeros por medio de las reuniones, del teléfono o de la Internet. Los amigos y familiares tienen que permitirse tomar tiempo para sus propias necesidades, y verse a sí mismos como personas que deben tratarse con respeto y dignidad, amar y ser amados, y creer en sí mismos.

 

 

 

¿Por qué les recomienda Al-Anon a los familiares de los alcohólicos que reciben orientación?

El alcoholismo es una enfermedad de la familia que no conoce límites. La gente ha estado, o está, atrapada en el ciclo del alcoholismo y en el impacto que eso tiene hoy en sus vidas. Las personas que se identifican como aquellas en las que el alcoholismo está presente en su familia de origen, posiblemente hayan llegado a considerar que el medio ambiente del alcohólico es normal. La orientación les ayuda a las personas a identificar necesidades, sentimientos y comportamientos que pueden haber reprimido y negado durante años. El optar por cambiar es un proceso constante, y Al-Anon ofrece el apoyo, la compasión y la amistad que todos merecen al optar por mejorar su calidad de vida.

Los grupos de Al-Anon están ahí para apoyar a las personas, pero no son grupos de terapia. De igual forma, los Padrinos o Madrinas de los miembros de Al-Anon no son sus terapeutas. A los miembros de Al-Anon les puede ser muy beneficioso buscar ayuda profesional cuando sea necesario y reconocer que el apoyo recibido en Al-Anon puede complementar la terapia de orientación.

El alcoholismo puede aumentar paulatinamente y arruinarles la vida a muchas personas, ya sea a quienes beben o a los miembros de la familia. No importa quién pida ayuda primero. Sin embargo, si los miembros de la familia desean cambiar, deben finalmente enfrentar su propio dolor y tener el deseo y la voluntad de comenzar a recorrer el camino de la recuperación, independientemente de lo que el alcohólico decida hacer.

Al-Anon, siempre está ahí para ofrecer el apoyo, la compasión, la comprensión y la amistad cuando una persona llega a pedir ayuda.

 

More in this category: Al‑Anon ayuda »