Pongo a mi hijo a Tu cuidado

He pensado en la relación con mi Poder Superior y en la relación con mi hijo. Esto es lo que me imagino que mi Poder Superior me diría:

Shelley:

Tú quieres saber lo que pienso acerca de soltar las riendas de tu hijo. No lo estás abandonando, por mucho que lo sientas así. Simplemente estás pasando el cuidado de su bienestar de ti hacia Mí.

Nunca fue Mi intención que tú dirigieras, guiaras y controlaras su vida. Ese es Mi papel. El tuyo al principio era amarlo, protegerlo y educarlo. Tú lo has hecho. Él nunca fue tuyo como para que te quedaras con él.

Para tener paz, debes soltar las riendas de él. Tu necia obstinación lo único que hace es interponerse en el camino de los planes que tengo para él.

Sé que no es tu intención interferir, pero lo haces. No eres omnisciente ni omnipotente. No puedes eliminar su enfermedad. No puedes amarlo para que esté bien. Sólo Yo puedo hacerlo.

Debes confiar en que Me ocupo del bienestar de tu hijo. Debes confiar en que Yo lo amo más que el amor humano que tú le das. Mis pensamientos, Mis maneras y Mis planes son más grandes de lo que puedes comprender. Tus vidas son muy cortas, y aun así desperdicias mucho en la preocupación y el temor.

Sí, tu hijo puede acortar su vida. Esa no es Mi intención, sino que es su elección. Él también tiene que confiar en Mí y tratar de entablar una relación Conmigo. Sólo entonces podré obrar en su vida. No Me voy a imponer con él ni contigo. Estoy más que dispuesto a participar en tus vidas, pero sólo en la medida en que ustedes Me lo permitan. Los dos sabemos lo difícil que ha sido para ti confiar en Mí.

Tú no puedes lograr que a tu hijo le sea más fácil confiar en Mí. Él tiene que encontrarme por su cuenta, y lo está haciendo de la mejor manera posible. Déjalo que lo haga. Apártate del camino. Ámalo como Mi hijo, de la forma en que Te amo a ti, pero suelta las riendas de él para que pueda ser él mismo, independientemente de quien pueda ser.

Estamos en esto juntos. Puedes acudir a Mí en cualquier momento para que Me digas cuáles son tus preocupaciones e inquietudes. Te escucharé, tal como siempre lo he hecho, pero puedo optar por quedarme callado. Así es como Te estiro y Te hago crecer.

Sé que amas a tu hijo, y Te amo por eso, pero, en última instancia, él es Mi hijo, y sé qué es lo mejor para él. Entrégamelo a Mí, y tú vas a crecer. Vas a encontrar la paz que deseas. Tienes mucho en qué enfocarte en tu propia vida. Enfócate en crecer, y deja que Yo Me preocupe por tu hijo.

Te amo como siempre,

Tu Poder Superior

Shelley C.
The Forum
, abril de 2013